MELÓNCOYOTE

Autoridades e ingenieros yaquis señalan riesgos de agroquímicos y transgénicos

Por Flor Rebeca Amarillas Sánchez, Dania Noheli Meneses Velázquez y Marco Antonio Rodríguez Valerio

Entre los integrantes del Pueblo Yaqui, tribu nunca vencida por los españoles durante la época de la conquista de México -- ni por nadie después -- ronda la preocupación de ser ignorados más que nunca en la historia.

Hoy en día, comenta el Secretario de la Autoridad Tradicional Mario Luna, "Nosotros sentimos que no nos toman en cuenta y que no existimos, por algunas distintas creencias. Por eso es que queremos que nos escuchen".

Luna se dirige a un grupo de alumnos y alumnas del Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora (Cobach) de distintos planteles de la Zona Sur.  Habla en castellano como intérprete del Gobernador Juan Piña y su consejo tradicional reunidos, ya que estos se limitan a conversar en su lengua indígena.

Por ese sentir, así como por considerar importante animar y responder a las inquietudes de los jóvenes estudiantes y maestros, explica, decidieron ofrecer su tiempo y su espacio, y hasta permitir fotografías cuando son pocas las personas a las que dejan que les tomen la foto.

A pregunta expresa de la alumna Gladys Cázares, los ingenieros yaquis presentes en el encuentro opinaron que el mal uso y aplicación de los agroquímicos llegan a causar una serie de problemas en el entorno de la salud, como cáncer de la piel y leucemia, por mencionar tan sólo unos.

El ingeniero yaqui Juan Domingo Molina se quejó de que las “aeronaves fumigadoras pasan aquí encima de la comunidad, que no se ve que haya un control”.

Comenta que para poder aplicar estas sustancias, los vientos deben de ser menores de 8 kilómetros por hora, y que aún cuando los vientos son más fuertes, son aplicadas.

“Realmente ha habido problemas con gente nuestra”, continua. Los trabajadores del campo que fumigan con mochila a la espalda “a veces no leen etiquetas, no sellan bien las bombas, no se ponen máscaras, se mojan por contacto directo de la piel. Los problemas siguen siendo tremendos”.

El ingeniero yaqui Tomás Rojo señala el peligro de la contaminación del agua “cuando llueve o con los riegos: Es que este contaminante se  ‘percola’.   Nosotros  tenemos   la   certeza   de   que  son  otra vez


extraídos a través de dos pozos”, dijo. Por la matriz y la leche materna “puede llegar a afectar a los niños; por lo que deben hacer un estudio”, asevera. 

¿Conoce algún tipo de pesticida ecológico? pregunta la alumna Amaranta Márquez.

El mejor, según los técnicos, es el control integrado y no usar el control químico, contesta Molina. En este sentido dijo “están produciendo huevecillos de larva, un tipo de parásito de lepidóptero, el gusano peludo”.

Rojo dijo que la siembra de los transgénicos es “muy peligroso”, ya que “los cultivos transgénicos resultan en una planta que se hace resistente a ciertos elementos químicos usados para controlar la plaga, y al contrario afectan a la planta”.

Los alimentos transgénicos, o sea productos genéticamente modificados, pueden causar reacciones alérgicas y pueden resultar en la modificación accidental de otras especies. Unos ejemplos de transgénicos son los elotes amarillos "chapitos" y ahora hasta las sandías, menciona Rojo.

 

Acueducto Independencia amenaza con aumentar la dependencia Yaqui

Por Karim Oswaldo Duarte Nafarrate, María Marcela Rascón González y Reyna Selina Valenzuela Rendón

El proyecto Sonora SI, impulsado por el Gobierno del estado de Sonora, está siendo impuesto en territorio de la comunidad Yaqui, poniendo en riesgo su estabilidad ecológica, social y económica, según la autoridad tradicional indígena. 

“El acueducto es una obra injusta, ilegal, apoyada por el gobierno federal”, dice Juan Piña, gobernador de la Tribu Yaqui, al expresar su preocupación por la situación del país y en especial en Sonora.

Se refiere al Acueducto Independencia, la más grande obra de ingeniería en la historia del estado. El tubo, bajo construcción para llevar agua de la cuenca del Río Yaqui a la ciudad capital de Sonora, Hermosillo, es el eje principal del proyecto del sexenio del gobernador del estado, Guillermo Padrés Elías, denominado Sonora SI.

Al tiempo que el gobernador indígena Piña se pronunció en contra del acueducto, este registró un avance de 8 por ciento en la obra física, en el mes de abril 2012, y   Padrés Elías, a su vez declaró, “El acueducto Independencia es un hecho”.

Terminada la obra, fluirían 2.4 metros cúbicos por segundo a través de los 130 kilómetros del acueducto entre la presa El Novillo y Hermosillo, señaló Padrés.

“Veo una obra emblemática, histórica de Sonora ya caminando, sin duda alguna, muy importante para el desarrollo y el crecimiento de Sonora, para la capital, no sólo de un municipio sino de Sonora,” observa.

Sin embargo, el ingeniero Tomás Rojo, coordinador de la Brigada de Defensa del Pueblo Yaqui,  dice que la idea del proyecto de Sonora SI no es sólo por interés del ejecutivo estatal Padrés y del Presidente de la Republica Felipe Calderón, sino que detrás de ellos hay interés económico del extranjero. 

“Mientras haya escasez de agua en el Valle del Yaqui, los extranjeros tendrán oportunidad de exportar sus productos a México”, dijo, en alusión a que la zona es de las principales productoras agrícolas del país.

Dado que los integrantes de la tribu Yaqui son los primeros en tener derecho   sobre  el  agua  del  Río  Yaqui,   la  autoridad   indígena  ha 
interpuesto un recurso legal de amparo, y por eso, en realidad,  el acueducto está lejos de ser “un hecho”, explica Mario Luna,  secretario de la Guardia Tradicional yaqui.

La zona del Río Yaqui era un oasis, siendo hoy una vergüenza por lo seca que se encuentra, dice. Llevar a cabo la construcción del Acueducto Independencia empeoraría la situación, agrega. 

En años anteriores, la Tribu Yaqui pretendió ayudar a las comunidades de Empalme y Guaymas, permitiendo la construcción de un acueducto para abastecer las necesidades de la población de estos municipios, recuerda.

Sin embargo, la construcción sólo benefició a la zona turística de San Carlos, siendo esta una de las tantas razones por las cuales el 98 por ciento de la población Yaqui no está dispuesta a aceptar el proyecto que el gobierno estatal quiere imponer, informa. 

El mandatario estatal destaca la coordinación y el apoyo del gobierno de Calderón, así como la disposición del alcalde de Hermosillo y de los delegados federales que han coadyuvado para lograr una de las obras torales del programa integral Sonora SI. 

En cambio, sentencia Luna: “Ellos nunca nos han buscado para dialogar”.

 

 

Los autores son estudiantes de Cobach Plantel Óbregon 3. 

 

Boletín Cuidadano sobre el Desarollo Sustentable en del Noroeste Mexicano Verano 2012, Vol. 3, No. 1, http://www.meloncoyote.org/issue_v3_n1/page01.html