ALJAZEERA

Mexico tribal-farming culture drying up

After 20 years of drought and little help from government, aqueduct further threatens Yaqui way of life.

 

 

VIDEO.

 

 

Nearly 20 years of drought and little help from the government has forced the Yaquis, a tribe in Mexico, to irrigate their lands with the only water source available - raw sewage.

Over the past decade more than 4,000 hectares of once fertile land has dried up - and now things could go from bad to worse.

The state government is building an aqueduct that will divert nearly 75 million cubic metres of water from the Yaqui river to a nearby town.

The government says the project is crucial, but Yaqui leaders question the decision to prioritise alleviating drought in cities over farming communities.

Al Jazeera's Rachel Levin reports from Sonora.

 

VER NOTA Y VIDEO EN:

http://www.aljazeera.com/video/americas/2013/03/2013324205243459215.html

 


TRADUCCIÓN

Estas tierras, una vez fueron tan fértiles que alimentaban a las familias de la TRIBU YAQUI por siglos.

 

Fernando valencia solían sembrar  vegetales como tomates zanahorias y otros, sin embargo, después de casi 20 años de sequia, apenas es capaz de sembrar algo sin lluvias, sumada a la poca ayuda del gobierno.

 

Fernando y otros yaquis se vieron forzados a comenzar a regar sus tierras con la única fuente de agua disponible, un canal de aguas sin tratar: “Sí sembramos con estas aguas mi familia y yo nos vamos a enfermar, solo podemos usarla para sembrar el alimento de los animales”.

 

Para los yaquis la sequia ha sido devastadora, tan solo en la década pasada, más de 40,000 mil hectáreas de lo que alguna vez fue una tierra fértil, se han secado y las cosas pueden ir de mal en peor, pues el gobierno estatal está construyendo un acueducto que drenara aproximadamente 75 millones de litros cúbicos de agua del RÍO YAQUI a la capital del estado de Sonora, Hermosillo.

 

Mientras el gobernador dice que el proyecto es crucial, Enrique Martínez, presidente de la comisión estatal del agua de sonora afirma: “Imagínate en el varano, esta ciudad con este potencial de crecimiento, con temperaturas de 47° a 50° en julio y agosto. Es un problema social”.

 

Pero los lideres yaquis, como Mario luna, cuestionan la decisión del gobierno de aliviar la sequia priorizando el consumo de las ciudades sobre las comunidades agrícolas.

 

Mario Luna: “Necesitamos el agua del río no solo para beber y sembrar sino también para nuestras ceremonias religiosas, estas tradiciones de nuestra comunidad están ahora en peligro de desaparecer. El río es lo que nos mantiene juntos”.

 

Especialmente porque drenar el rio yaqui amenaza los rituales secretos que la gente del YAQUI ha practicado por siglos.

 

A pesar de que la construcción del acueducto continua en curso, Fernando y casi todos los miembros de la comunidad yaqui están luchando en las corte. Ellos argumentan que perderán otras 10,000 hectáreas de tierra cuando este completa la obra.

 

“Vamos a luchar contra este proyecto hasta el último aliento porque esta tierra es nuestra  junto con el 50% del agua. El gobierno piensa que nos rendiremos en nuestra lucha pero no dejaremos de resistir”.

 

Fernando junto a muchos otros yaquis esperan conservar sus tierras junto con su estilo de vida.