EL RECORRIDO DE LA POTEÑA

NUEVOS GOBERNADORES DE LOS OCHO PUEBLOS YAQUIS

DE POTAM: Manuel Choqui Quiñonez en los Pinitos y Gerardo Vacasegua Piña en el Mezquite o la Guardia

Bajo un clima de divisionismo, auspiciado --se presume-- por el Gobierno del Estado, se llevó a cabo el cambio de mando en los ocho pueblos de la Tribu Yaqui, en donde incluso se llegó a los golpes, como fue el caso de Vícam Pueblo.

Principalmente en Vícam Pueblo, Pótam y Tórim se desarrolló el proceso y ceremonia de unción de los nuevos gobernadores en medio de un clima de tensión, bajo los usos y costumbres de la etnia.

En la Loma de Guamúchil se reeligió como gobernador a Faustino Cediza Valencia, en la Loma de Bácum a Gabino Buitimea Flores y en Tórim se ratificó a Sacarías Aldama Valenzuela.

En Vícam Estación se eligió a Guadalupe Olea Sombra, en Vícam Pueblo a Juan de Dios Molina Buitimea; en Pótam, donde también hay dualidad, quedó Manuel Choqui Quiñónez en Los Pinitos, y en Mezquite, Gerardo Vacasegua Piña.

De igual forma, en Huíribis se eligió a Felipe Choqui Moroyoqui, en Ráhum a Guadalupe Cabrera Cosmea, y en Belem a Policarpio López Romero; y en éste último también se dio un pequeño percance, pero se calmaron los ánimos.

Se difundió que la persona lesionada por intentar auto imponerse en la Guardia Tradicional de Vícam Pueblo fue Francisco Romo, el cual fue herido de un golpe en la cabeza, por lo que se le trasladó a Ciudad Obregón para ser atendido en el Hospital General, mismo que se rumora trabaja como aliado del gobernador del Estado.

Mario Luna Romero, secretario de la Autoridad Tradicional de Vícam cabecera, acusó al gobierno de Guillermo Padres de ser el responsable directo de esta división que tiende a recrudecerse en la tribu, todo con el fin de que no lleguen los apoyos a que tienen derecho.

Por otro lado, Tomás Rojo Velencia, vocero de la Tribu Yaqui, pide a las autoridades federales que se cambie al responsable de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDI) para que de ese modo, se pueda frenar la intromisión del gobernador a través de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas en Sonora (CEDIS), mismas que se ha dedicado crear división política en la etnia.