Suena el tambor Yaqui (segundo llamado…)

Lucio Díaz - NÚMERO 79

EDITORIAL

En estos instantes, en suelos mexicanos, en tierras sonorenses y contra el territorio yaqui, se sigue perpetrando el atraco más criminal contra la tribu yaqui […] dando continuidad a una de las guerras más largas que se tenga en la historia, contra los pueblos indígenas de México y concretamente contra nuestro pueblo yaqui.

 

(Autoridades tradicionales de la tribu yaqui, 25 de agosto de 2011)

 

 

TEXTO EN:

http://revistarebeldia.org/revistas/numero79/07yaqui.pdf

La ofensiva del poder contra el tejido social siempre ha ubicado como objetivo a destruir las organizaciones de los pueblos indios. La razón es obvia: ahí se ubican los procesos más desarrollados de organización autónoma de la sociedad.La construcción del acueducto Independencia, de 152 kilómetros de largo entre la presa El Novillo y la capital de Sonora, que atraviesa el territorio de la Tribu Yaqui, representa un acto más de despojo llevado a cabo por el poder político. Este 3 de octubre, la juez María del Rosario Alcántar Trujillo ordenó por tercera ocasión parar la obra hidráulica para obedecer la suspensión provisional ordenada el año pasado. Ya antes, el 14 de marzo, Alcántar abrió un incidente por desacato al gobierno del estado. También envió un exhorto al juzgado de distrito en Hermosillo para usar la fuerza pública con el objetivo de retirar la maquinaria y parar la construcción del acueducto. A pesar de lo anterior, las autoridades no sólo no han hecho caso, sino que insisten en declarar que la obra continuará.El gobernador del estado, el panista Guillermo Padrés Elías, ha querido presentar la situación como un conflicto entre los que se preocupan por dotar de agua a la ciudad de Hermosillo y los que se oponen a ello. La realidad es que se trata de asestar un golpe definitivo en contra de la Tribu Yaqui, a la que se viene saqueando desde hace más de 150 años.

 

TEXTO COMPLETO EN:

http://revistarebeldia.org/revistas/numero79/01editorial.pdf